Tokio blues. Norwegian Wood


Título original: ノルウェイの森 (Noruwei no Mori)
Género: Drama
Páginas: 381
País: Japón
Lanzamiento: 1987 en Japón y 2005 en España
Editorial: Tusquets

Sinopsis

Mientras aterriza en un aeropuerto europeo, Toru Watanawe escucha una vieja canción de los Beatles que le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de los años setenta. Recuerda entonces con melancolía a la misteriosa Naoko, la novia de su mejor amigo de la adolescencia. El suicidio de éste los distanció durante un año, hasta que se reencontraron e iniciaron una relación íntima. Sin embargo, la aparición de otra mujer en su vida lleva a Toru a experimentar el deslumbramiento y el desengaño, allí donde todo debería cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte.


Mi opinión

Tras aterrizar el avión y escuchar Norwegian Wood, Watanabe comienza a recordar sus años en la universidad y su relación con Naoko. La juventud del protagonista estuvo marcada por el suicidio de su amigo, Kizuki, novio de Naoko, a los 17 años.

Watanabe es una persona normal, estudia Teatro en la universidad y no parece necesitar demasiado para ser feliz. En cambio, Naoko es inestable. El suicidio de su hermana y, más tarde, el de su novio, Kizuki, afectaron a su salud. La relación entre ellos se complica al avanzar las páginas y el protagonista debe reflexionar sobre si su deseo de felicidad supera su paciencia.

Sentía curiosidad por este autor, después de haber leído muchas críticas positivas y quería leer alguna de sus novelas. Por casualidad fue Tokio blues. Sorprende cómo convierte una historia normal, que de otra forma pasaría desapercibida, en extraordinaria. La manera de explicar cada escena, de la que Watanabe recuerda especialmente algún olor o el tipo de luz que entraba por una ventana, de forma que casi puedes verla, es la que convierte la novela en excepcional.

Me llamó la atención una frase que hay en la contraportada y que al principio no comprendí. Describe perfectamente lo que se siente al leer a Murakami: "Su modo de narrar tiene algo de hipnótico y opiáceo" (Rodrigo Fresán, El País). en mi caso, tras unas páginas de adaptación a su estilo, no pude despegarme del libro.

En 2010, estrenaron su versión cinematográfica, el mismo libro traía una sobrecubierta promocionándola, pero no tengo ningún interés por verla. Dudo mucho que hayan sido capaces de expresar los pequeños detalles que hacen tan grande este libro. Así que por mucho que digan que una imagen vale más que mil palabras, en este caso me quedo con las mil palabras.

Por todo lo anterior, evidentemente no lo recomendaría a alguien que busca acción o fantasía.
Es una novela para disfrutar tanto de la forma de escribir del autor como de la historia y de los personajes. Lo dicho, una obra de arte.


2 comentarios:

Miss Caprice dijo...

Tengo tantos libros pendientes.. y soy taaan perezosa para hacer algo ultimamente -_-

Esto es algo personal, pero ¿por qué no le pones una puntuación? Ya se que un número se queda corto para explicar ciertas cosas en una reseña, pero no se, a mi me ayuda para decidirme por el libro y en ocasiones para leer la reseña entera, pero como digo eso es algo personal ^^

Ogiue dijo...

Ujum, ¿quieres que ponga nota para no tener que leer la entrada? ¬¬ xDDDDD De todas formas las notas en las reseñas son muy decepcionantes, prefiero no ponerlas.

Publicar un comentario